Que es la Mamografía

por | octubre 5, 2016

 

    Es la principal herramienta diagnóstica con que cuenta el mastólogo. Se trata de un examen sencillo y económico con una sensibilidad muy importante para el diagnóstico del cáncer de mama. Se fundamente en la utilización de rayos X para realizar una impresión radiográfica de la mama, es un procedimiento rápido y se puede aplicar todas las veces que sea necesario, ya que la dosis de radiación que se aplica es muy baja.

    Son muchas las características que deben evaluarse en una mamografía, en general se busca calificar el estudio como normal o como portador de diversos grados de alteraciones sospechosas o diagnósticas de cáncer de mama. En una mamografía normal se puede identificar el tejido mamario o parenquima, de color blanco con diversas degradaciones hacia el gris, intercalado con la grasa y el estroma mamario que aparecen de color gris con diversas degradaciones hacia el negro. Además en una mamografia se debe observar el complejo areola-pezón, la piel, el músculo pectoral y la axila. La densidad mamográfica es muy variable según las diversas proporciones de tejido mamario y adiposo. Es así como en mujeres jóvenes, en las cuales hay mayor cantidad de tejido glándular la densidad es mayor y el diagnóstico mamográfico es más complejo, mientras  que en mujeres mayores, por el aumento progresivo de la grasa y disminución del tejido glandular la densidad en menor y el diagnóstico es mas confiable. Esta es una de las razones por las cuales, la  mamografía se realiza como examen diagnóstico de primera elección en mujeres de 35 años o más, mientras que en las que tienen menos edad la ecografía mamaria es el método de mayor utilidad.

    Las lesiones pueden aparecer de muchas formas. En general existen algunas imágenes altamente sugestivas de malignidad como es el caso de las lesiones nodulares bien definidas, densas  y espiculadas, pero en muchos casos se pueden encontrar alteraciones más sutiles que reflejan cambios morfológicos que ameritan comprobación histológica para determinar su naturaleza (casos sospechosos). Según el grado de sospecha, las mamografías son calificadas según el sistema BI-RADS® (Breast Imaging Report and Database System), que establece una escala desde el 0 hasta el 6, y que se resume en la siguiente tabla.


 

CATEGORÍA

CLASIFICACIÓN BI-RADS

(Breast Imaging Report and data System)

     0 La mamografía es insuficiente para establecer diagnóstico. Se sugiere realizar estudios complementarios.
     1 Mamografía Normal (no hay hallazgos patológicos)
     2 Hallazgos patológicos claramente benignos (0% de riesgo de malignidad)
     3 Hallazgos Patológicos probablemente benignos (2 a 3% de riesgo de malignidad) (citologías y biopsias según juicio clínico del mastólogo)
4 (a) (b) (c) Hallazgos sospechosos de malignidad (Requieren biopsia para confirmar el diagnóstico)
Sospecha de malignidad:

 

(a)

(b)

(c)

baja

Intermedia

Alta

3 a 39%

50 a 89%

90 a 94%

     5 Hallazgos claramente malignos >95% de riesgo de malignidad. (Requiere biopsia para confirmar el diagnóstico).
     6 Imagen  cuya naturalez histológica maligna ya ha sido confirmada por biopsia.

     Entre las imágenes mamográficas las lesiones radiodensas, distorsiones de la arquitectura, espiculaciones, bordes difusos e irregulares, y las microcalcificaciones son las de mayor interés,ya que podrían corresponder con un cáncer de mama. La mayor parte de las veces, estas lesiones ameritan biopsias por punción, estereotaxia o quirúrgicas con la finalidad de determinar su naturaleza y someterlas al tratamiento mas adecuado.

     El mastólogo tiene la responsabilidad de realizar seguimiento de las alteraciones mamográficas de toda paciente. En este sentido será necesaria la repetición de la mamografía tantas veces como sea necesario para determinar los cambios con el paso del tiempo o bien la estabilidad de las lesiones. Así, se podrá recomendar la repetición cada 4, 6 u 8 meses, mientras que en las mujeres con mamografía normal, se recomendará la repetición del estudio todos los años como parte de su control normal, como principal herramienta para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. La mamografía ha resultado el instrumento de mayor utilidad para la realización de programas de despistaje y diagnóstico precoz, ya que ha demostrado suficiente sensibilidad incluso durante la aplicación masiva y sistemática a toda una comunidad.

     Las indicaciones actuales de mamografía son las siguientes:

     1) La primera mamografía (de base) debe realizarse a los 35 años, aun en ausencia de síntomas mamarios. Se debe repetir una vez cada 2 años hasta los 40, y anualmente de aquí en adelante. (Este esquema de control, permite realizar el diagnóstico de las lesiones muy pequeñas, con grandes probabilidades de curación). Algunos mastólogos recomiendas que se realice anualmente a partir de los 35 años.

     2) En toda paciente mayor de 35 años que acude a consulta por enfermedad mamaria, a menos que tenga una mamografía reciente (4 meses o menos)

     3) Toda mujer menor de 35 años en la cual se sospeche un cáncer de mama, siempre y cuando la ecografía no sea suficiente para un diagnóstico adecuado.

     4) Toda paciente que será sometida  a terapia hormonal de reemplazo (hormonas para la menopausia), tratamientos de fertilidad, cirugía por enfermedad benigna, o por cirugía estética, debe tener una mamografía  de 4 meses o menos. Lo ideal es estas circunstancias es realizar una consulta mastológica completa, con la finalidad de tener mayor certeza de la ausencia de cáncer de mama.

 

     La mamografía es un estudio diagnóstico IMPRESCINDIBLE,  DE UNA IMPORTANCIA VITAL PARA LA MUJER. A pesar esta afirmación, ha sido estigmatizada con el paso de los años por lo que muchas mujeres tienen más temor a realizarse la mamografía que ha simplemente no saber si se tiene o no un cáncer de mama, ya que popularmente se considera que es muy dolorosa. Es cierto que produce algún dolor o molestias, pero solo en algunas mujeres de mamas muy sensible, y además LA TRANQUILIDAD de saberse libre de cáncer de mama, bien vale la pena someterse a este estudio.

     No dude en preguntar a su mastólogo las opciones posibles, y las medidas que debe tener en cuenta para mejorar la experiencia de realizarse una mamografía.

 


 

Ejemplo de lesiones Mamográficas

 

mamografia

     (Birads 4b) Paciente de 42 años: Microcalcificaciones de aspecto benigno sin embargo la tendencia a la agrupación, la heterogeneidad y el aumento progresivo en las mamografías de control, obliga a realizar una biopsia por estereotaxia o radio quirúrgica. La biopsia reveló carcinoma ductal in situ en varios focos, fue necesaria la realización de mastectomía en una segunda cirugía y posterior radioterapia.

mamografia
(Birads 0) Paciente de 40 años:
Lesión bien delimitada probablemente benigna. Se realizó ecografía mamaria que revela quiste simple. Se realizó punción aspiración con aguja fina (PAAF), y se indicó tratamiento sintomático. No fue necesaria la intervención quirúrgica.

mamografia (Birads 5) Paciente 52 años: Lesión densa, irregular y espículada altamente sospechosa de malignidad. Ecografía revela un tamaño aproximado de 4cm. Se realizó confirmación del diagnóstico por punción con aguja gruesa (BAG), se realizó resección del ganglio centinela previa al tratamiento resultando positivo en  biopsia diferida, quimioterapia neoadyuvante con una respuesta adecuada, y luego mastectomía radical modificada con linfadenectomia axilar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *