Biopsias quirúrgicas ¿para qué sirven?

por | octubre 6, 2016

 

    Es la intervención quirúrgica con el objetivo de tomar una muestra de la lesión, generalmente de carácter excisional (Toda la lesión). Sin embargo, en algunas oportunidades como por ejemplo las lesiones sugestivas de enfermedad de Paget, es común la toma de muestras incisionales (parte de la lesión). En algunas oportunidades es posible utilizar anestesia local y sedación, pero generalmente es preferible planificar una intervención quirúrgica para asegurar buenos resultados sin riesgo para el paciente.

    Este procedimiento esta indicado en cualquier lesión cuya punción con aguja fina o gruesa no haya tenido un resultado satisfactorio en termino de seguridad diagnóstica. O bien como segundo paso en la determinación de la naturaleza histológica de las lesiones, ante una punción con sospecha de malignidad o alteraciones que ameriten un estudio más preciso de la zona como por ejemplo las hiperplasias con atípias. Cuando se trata de lesiones palpables, la excéresis quirúrgica se realiza de forma convencional a través de la incisión más conveniente, pero cuando se trata de lesiones no palpables se debe realizar una radiolocalización y colocación de un arpón metálico como guía durante la intervención quirúrgica, en cuyo caso, la pieza operatoria deberá someterse a rayos X para determinar si el área marcada se encuentra totalmente extirpada o se amerita ampliar los márgenes de resección.

En todo caso, el concepto mas importante que debemos manejar es que actualmente no se justifica llevar a una paciente a quirofano sin un diagnóstico claro previamente establecido, solo en pocos casos luego de agotar los recursos diagnósticos se llevara a la paciente a cirugía con objetivos diagnósticos, son las limitaciones terapéuticas y la incertidumbre que conlleva dicha situación.

En estos casos se debe tener a asistencia de un patólogo para la realización de una biopsia intraoperatoria (BIO), con el objetivo de hacer el diagnóstico durante la propia cirugía y así poder completar la intervención en el mismo tiempo quirúrgico. En algunos casos el diagnóstico patológico intraoperatorio es sencillo y el patólogo emite un resultado positivo (maligno) o negativo (benigno), pero en otras oportunidades es muy complejo y requiere numerosos cortes y técnicas complejas antes de emitir un diagnóstico preciso. Es por esa razón que ocasionalmente el resultado de la biopsia intraoperatoria es diferido (dudoso) lo que nos obliga a esperar el resultado definitivo y muchas veces tener que someter a la paciente a una segunda operación. Esta es otra de las razones por las cuales debemos insistir en hacer un diagnóstico previo de todas las lesiones mamarias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *